Comptador

jueves, 15 de diciembre de 2011


Redwood
Han actuado 0 personas
Nos faltan 0 firmas

Actúa ahora

Tu nombre
Tu apellido
Tu correo-e
Cód. Postal
<!-- /WIDGET ACTUABLE - T1

martes, 1 de noviembre de 2011

Feeding the Future / Alimentando el futuro


On October 31, 2011, the world's population hit 7 billion people. Our current food system is incapable of addressing the needs of so many, and it's up to us to make a change in the way we eat. 

El 31 de octubre de 2011 la poblacion mundial asciende a 7 billones. Nuestro actual sistema alimentario es incapaz de satisfacer las necesidades de tantos, y depende de nosotros hacer un cambio en la manera en la que nos alimentamos.


  • Fuente: PETA People for the ethical treatment of animals


jueves, 30 de diciembre de 2010

Cuando el petroleo se acabe...

Como la muerte, nadie sabe cuándo ocurrirá, pero de lo que sí podemos estar seguros es que ocurrirá: un día tendremos que vivir sin petróleo.
 


Lo más posible es que aquellos que ronden los cuarenta años les toque vivirlo.
Y desde mucho antes de que ocurra, tendremos que aprender a utilizar otras fuentes de energía. Y de las decisiones que tomemos en los próximos años dependerá que nuestros hijos nos agradezcan o maldigan por las opciones energéticas que les dejemos.
Es posible que siempre exista petróleo en algún lugar de la Tierra, pero lo que pronto puede ocurrir es que será muy costoso extraerlo, ya porque sea técnicamente muy difícil o porque, al compararse con otros combustibles, sea muy costoso o muy contaminante.
En marzo de 1998, en un artículo en la revista Scientific American, los doctores Colin Campbell y Jean Laherre concluían que "el mundo no está quedándose sin petróleo, al menos no por ahora".
"Lo que nuestra sociedad va a enfrentar, y muy pronto, es el fin del petróleo barato y abundante del cual dependen todas las naciones industrializadas".
Los dos expertos también indican que todavía podrían producirse unos mil millones de millones de barriles de petróleo convencional. Sin embargo, en un informe publicado en el 2002 por el equipo de Asesoría en Energía de EE.UU., se indica que quedan unos tres mil millones de millones de barriles.


Demasiado bueno
En la actualidad se producen unos 75 millones de barriles por día. Algunos analistas conservadores (léase pesimistas) dicen que la producción global de petróleo de todas las fuentes posibles llegará a su punto máximo alrededor del año 2015, con unos 90 millones de barriles, lo que permitirá un modesto aumento en el consumo.
En el estimativo de Campbell y Laherre, esa producción de 90 millones de barriles podrá mantenerse por unos 30 años, por lo que cambios drásticos deberán hacerse antes del 2030.

Y deben ser drásticos: para empezar, el 90% del transporte mundial depende del petróleo.
La mayoría de las comodidades químicas y plásticas de la vida -como mobiliario, productos farmacéuticos y comunicaciones- también dependen del petróleo, algo de lo que pocas veces nos damos cuenta.
Los que son realmente pesimistas quieren que dejemos de usar el petróleo para transporte de inmediato, y utilizarlo para propósitos en los que sea irremplazable.



Cambio de prioridades
En mayo de 2003, la Asociación para el Estudio del Petróleo y Gas (ASPO, por sus siglas en inglés), fundada por Colin Campbell, realizó un taller en París sobre la disminución del petróleo.
Uno de los conferenciantes fue el banquero inversionista Matthew Simmons, ex consejero de George W. Bush, a quien se citó diciendo lo siguiente:
"Cualquier análisis serio muestra evidencia sólida de que los países que no sean de la ex Unión Soviética o de la OPEP, ya llegaron a su máximo de producción petrolífera y probablemente está disminuyendo".


"Yo creo que nunca se podrá predecir con certeza cuándo se llega a máximo de producción, sólo cuando ya haya ocurrido. Pero va a suceder. Y mi análisis es que ese punto máximo está cerca, a sólo unos años".
Y agregó: "si estoy en lo correcto, las consecuencias serán devastadoras. Si las reservas de petróleo del mundo llegan a su punto máximo, los principales temas y problemas de la agenda mundial empezarán a lucir de manera muy diferente...".
""No hay realmente una buena solución energética que nos ayude a darnos más tiempo... La única alternativa ahora es reducir nuestras economías", puntualizó.

ASPO indica que la fecha clave no será cuando el petróleo se acabe, sino cuando la producción llegue a su punto máximo, lo que significará que las reservas empezarán a declinar. Y en la organización creen que ese punto cúlmine llegará en el 2010.


El momento de hacer cambios fundamentales está acercándose. E incluso si el petróleo está ahí, lo mejor sería dejarlo tranquilo.
En la actualidad, muchos científicos dicen que, para mediados de este siglo, debemos reducir en al menos un 60% las emisiones de gases que producen el efecto invernadero, para tratar de evitar el cambio climático.
Eso significa usar menos combustible que en la actualidad y no buscar más.
Existen otras formas de energía y muchas están disminuyendo en sus precios. Pronto competirán con el petróleo al menos en costos, sino en conveniencia.
Entonces, existen muchas razones para planear cómo será un mundo sin petróleo. ¿Será devastador? Nuestros antepasados vivieron en un mundo sin petróleo.
Nosotros tendremos que hacer lo mismo,incluso, puede llegar a ser algo mejor que lo que tenemos.




Primera parte de un documental producido por la BBC en 2006 (Para ver la continuación entrar en Youtube)

sábado, 18 de diciembre de 2010

La importancia de las abejas


Las abejas son uno de los más importantes indicadores de equilibrio ambiental, pues su papel en el ciclo vital de la naturaleza es particularmente destacado.  
Muchos productos dependen de la acción de las abejas, desde las manzanas, los tomates y la soja hasta incluso la carne, pues su acción polinizadora abarca también los cultivos que se utilizan como forraje.
Es así que aquellos males que padezcan estos insectos nos afectan a todos. Esa es la principal preocupación de los productores apícolas italianos, donde la reducción de entre un 30 y un 50% de la población de abejas no sólo causó pérdidas cercanas a los 365 millones de dólares, sino también, generó una gran incertidumbre acerca del futuro de la biodiversidad de la región.
La desaparición de más de 200.000 colmenas se debió principalmente al calentamiento global, que adelanta el florecimiento de la vegetación y obliga a las abejas a buscar alternativas al polen y al néctar que conforman su alimentación, alterando los ciclos y disminuyendo la producción de miel. Este fenómeno, sumado a la contaminación de las aguas provocada por el uso indiscriminado de plaguicidas en los cultivos y la polución de origen electromagnético, llevan a debilitar el organismo de las abejas y hacerlas proclives a nuevas enfermedades.
Se trata de un fenómeno que en los Estados Unidos y en algunas regiones de Europa ha llevado a disminuir entre un 60 y un 70% la población apícola, convirtiendo a la situación de las abejas en un ejemplo más de cómo la contaminación es un problema que de una forma u otra, trastoca cada elemento de la naturaleza, afectando nuestra forma de adaptación al medio y con ella, a la economía del mundo entero.


The story of Stuff




La historia de las cosas (The Story of Stuff) es un documental web sobre el ciclo de vida de bienes y servicios.
El documental, narrado por Annie Leonard, presenta una visión crítica de la sociedad consumista. Expone las conexiones entre un gran número de problemas sociales y del ambiente y nos convoca a todos a crear un mundo más sostenible y justo. 
Su punto de vista está fundamentado por varios datos estadísticos. Algunas de las afirmaciones son:
  • Los EEUU tienen el 5% de la población del mundo pero consumen el 30% de los recursos del mundo y crean el 30% de la basura del mundo."
  •  El 80% de los bosques originales del planeta se han perdido
  • Sólo en el Amazonas perdemos 2000 árboles por minuto."
  • Cada habitante de los EEUU y de muchos de los países desarrollados recibe más de 3000 avisos publicitarios por día
  • Cada habitante de los Estados Unidos produce 2 kg de basura al día.
El documental también cita lo que Victor Lebow dijo en 1955:
"Nuestra economía enormemente productiva... pide que hagamos del consumo nuestra forma de vida, que convirtamos la compra y uso de los bienes en un ritual, que busquemos nuestra satisfacción espiritual, nuestra satisfacción del ego, en consumo... nosotros necesitamos cosas consumidas, quemadas, reemplazadas y descartadas a paso acelerado.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Boicot al Atún en Lata


Muchas especies de atúnidos están en peligro de extinción y contienen altas concentraciones de contaminación por mercurio. Además, la producción de envases de metal para alimentos y bebidas producen una contaminación excesiva pues este tipo de envase es ecológicamente el peor.

La carne de los atunes es muy apreciada en todo el mundo, especialmente en el Mediterráneo y más aún en Japón por su sashimi, un plato de pescado crudo que suele incluir especies de atúnidos o de ballenas, especies que tienen todas ellas cierto riesgo de extinción en todos los mares. El mercado japonés se surte de atunes de todos los mares gracias al enorme precio que son capaces de pagar.

En el Mediterráneo se pescan los ejemplares que cruzan el estrecho de Gibraltar para ir a las áreas de puesta, impidiendo la renovación normal de la especie. También se pescan los ejemplares jóvenes que nadan cerca de la costa. Todo esto hace que este grupo de peces esté seriamente amenazado y, a pesar de las prohibiciones internacionales se pesca sin control en todos los mares debido a que es un pescado muy demandado por los consumidores. Tengamos en cuenta que el 60% de las especies comerciales más importantes del mundo están sobreexplotadas o agotadas.
Al conocer las maravillas de estos animales nos entristece aún más saber que las especies más consumidas están en peligro de extinción. Este es el principal motivo por el que proponemos efectuar un boicot al atún en lata, como símbolo de nuestra sociedad insostenible. 

¿Por qué no debemos comprar ni consumir atún en lata?. Las razones se resumen en 4:

Primero porque, como hemos dicho, las especies más utilizadas están en peligro de extinción y sus poblaciones han decrecido extraordinariamente en los últimos 10 años.
 
Se capturan (legal o ilegalmente) incluso atunes inmaduros que son engordados en jaulas, evitando su reproducción y necesitando para su alimentación que se capturen grandes cantidades de otras especies de peces.
 
Además, de todas las formas de envasar alimentos, en envase "en lata" es el que consume mayor cantidad de energía, lo que conlleva una contaminación global ya muy conocida. A esto hay que añadir que, al no ser un alimento "fresco", provoca multitud de transportes (con la consiguiente contaminación añadida).
 
Por si fuera poco, se ha constatado que todos los mares padecen contaminación por mercurio que afecta a todo el pescado que consumimos, pero muy especialmente a los peces depredadores (como los atúnidos y los tiburones) y a los peces de fondo.

Estos dos últimos puntos merecen unas breves palabras. Respecto a los alimentos envasados en metal, hay que decir que no garantizan una conservación eterna y que tienen fecha de caducidad, cosa que al no ser tenida en cuenta desencadena casos de intoxicación. Por otra parte, las latas de comida y bebida se hacen con hojalata de acero, aluminio o mezcla de ambos. En la fabricación de 1000 latas de acero (con una media de reciclaje del 30%) se consumen 64 kg de hierro, 25 kg de carbón, 0,9 metros cúbicos de agua y se desprenden 170 kg de dióxido de carbono que van a parar a la atmósfera
La mejor solución es consumir productos frescos y rechazar un exceso de envases, especialmente si son de metal. La mejor solución no es el reciclaje, sino la reducción de este tipo de consumo. El reciclaje es la última opción ecológica.

Respecto a la contaminación por mercurio, la legislación española data de 1991 y es muy permisiva, admitiendo un máximo de 1 ppm (parte por millón), o sea, 1 miligramo de mercurio por cada kilo, mientras que la OMS propone un máximo de 0.5 ppm. El mercurio se libera a la atmósfera en procesos químicos e industriales (minería, incineración de basuras...). En España no hay datos disponibles, pero en EE.UU. se encontró que las latas de atún blanco contenían 0.358 ppm de contaminación por mercurio. El mayor problema del mercurio es que, como todos los metales pesados (plomo, cadmio...) son acumulativos, es decir no se eliminan. Esa es la razón por la que los grandes depredadores marinos (atún, pez espada, tiburón...) tienen mayores concentraciones de mercurio, ya que ellos ingieren y acumulan todo el mercurio que acumularon todas sus presas. Los humanos que ingieren a estos depredadores están acumulando todos los metales pesados de éstos. Para responder a la pregunta de cuánto pescado podemos comer, no basta con saber la cantidad de contaminación de este pescado, sino que también es necesario saber el peso corporal y la cantidad de pescado que se come a la semana. Lo que no hay duda es de que el envenenamiento por mercurio es muy grave.

El mercurio también se utiliza en la minería de oro y plata, en baterías y pilas, tubos fluorescentes, pesticidas y fungicidas... Estos productos y su producción liberan grandes cantidades de mercurio en la Naturaleza. Pero la mayor fuente de emisión de mercurio son las centrales térmicas de carbón.

De todo lo dicho extraemos unas conclusiones claras: 
No debemos consumir mucho pescado y menos aún atún, por su conservación como especie y por nuestra salud
Además, por respeto al planeta tampoco debemos consumir alimentos o bebidas en lata. El atún enlatado tiene todas esas características que, unidas, les hace ser un alimento nefasto para nuestra salud y la de este pequeño planeta. Si a esto le sumamos que la población mundial está creciendo a un ritmo frenético, hay más conclusiones claras...

Fuente: Portal del Medio ambiente. Por J. Galindo

Nuevo fracaso para el atún rojo

La Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, en sus siglas en inglés) fracasa de nuevo a la hora de establecer medidas, por la presión de los países mediterráneos de la UE, que permitan la recuperación del atún rojo ante la grave situación de sobrepesca que sufre. El Ministerio de Medio Ambiente continúa apoyando el statu quo de la pesquería, desoyendo las recomendaciones científicas, que favorece a su flota industrial y que obvia la precaria situación de la especie.


Bajo la presión de la industria atunera y de los países responsables de la grave situación del atún rojo, entre ellos España, ICCAT ha aprobado una cuota excesiva para asegurar la recuperación de la población de esta especie altamente cotizada.

Las Partes Contratantes de este organismo internacional han decidido reducir la cuota tan sólo 600 t, quedando en 12.900 t para 2011, frente a una cuota inferior a 6.000 t que pedía WWF, siguiendo las recomendaciones más precautorias de los científicos, y que permitiría su recuperación antes de 2020. Por ello, esta decisión no contribuye en los esfuerzos por recuperar esta especie amenazada.

“La avaricia y la falta de gestión se han impuesto de nuevo en esta reunión de ICCAT frente a la sostenibilidad y el sentido común. Esta reducción mínima de la cuota es insuficiente para asegurar la recuperación del atún rojo en el Mediterráneo”, comentó Sergi Tudela, responsable de Pesca del Programa Mediterráneo de WWF.

Y añadió: “tras años asistiendo como observadores a ICCAT y viendo las numerosas oportunidades que ha tenido para asumir su misión con responsabilidad, resulta evidente que el interés de este organismo no es la sostenibilidad de la especie; tan sólo los intereses a corto plazo. No se han establecido medidas efectivas para luchar contra la gravísima pesca ilegal que sufre esta pesquería”.

Investigaciones recientes han demostrado que la pesca ilegal sigue produciéndose de manera generalizada en todo el Mediterráneo, pero tampoco se han mejorado significativamente las medidas en la reunión de Paris.

“Los miembros de ICCAT han dado la espalda al hecho de que no reducir la cuota a los niveles precautorios recomendados por los científicos lleva a que la especie no podrá recuperarse”, apuntó Sergi Tudela. Y subrayó: “al comienzo de la reunión, WWF preguntó a ICCAT si iba a mantener su ineficacia o haría un esfuerzo por salvar al atún rojo. Ya tenemos una respuesta clarísima”.

Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España, comentó " Estamos especialmente decepcionados con el papel del Gobierno español, que ha vuelto a defender los intereses cortoplacistas del sector industrial frente a la recuperación de la especie, ignorando su compromiso internacional de crear un Santuario para la especie en Baleares, desoyendo a los científicos y amenazando el mantenimiento de los 2.500 empleos del sector artesanal que depende de este recurso en nuestro país. Esto no es una política pesquera sostenible, ni una política ambiental, ni una política social: es sencillamente una apuesta por la extinción del atún rojo".

WWF se felicita, de todas formas, de que se hayan mantenido las penalizaciones a los países que han superado la cuota. Estos países verán su cuota reducida en el futuro para compensar la pesca ilegal ejercida en años anteriores. La aplicación de estas normas pesqueras es crucial en la UE, inmersa en la reforma de la Política Pesquera Común que deberá basarse en las recomendaciones científicas y en la lucha contra la pesca ilegal.

En 2007, Francia pescó por encima de las 10.000 t, pero en 2011 su cuota será inferior a las 1.000, una vez se hayan aplicado las penalizaciones por exceso de capturas. La cuota francesa en 2011 debería repartirse entre las flotas artesanales, en vez de las industriales de cerco que han sido los principales responsables de una sobrepesca masiva en el pasado.

WWF considera crucial que las medidas de reducción de capacidad, aprobadas hoy, se dirijan a reducir la cantidad de barcos cerqueros. Las nuevas normas obligan a que, en los próximos tres años, la capacidad de pesca de los barcos en el Mediterráneo —que en la actualidad es excesiva— esté en consonancia con las cuotas de pesca. Si bien las cifras actuales, en el número de barcos, subestiman la capacidad real, este es un avance positivo.

Al comienzo de la reunión, el Presidente de ICCAT, el Dr. Fabio Hazin, habló sobre “la obligación de respetar la ciencia” y expresó “confianza y optimismo” en que los países “actuarían responsablemente y adoptarían las medidas necesarias para asegurar la sostenibilidad” de las pesquerías. Sin embargo, los Países Miembros de ICCAT han fallado pronto a esta expectativa.

“Todo el mundo ha hablado de respetar la ciencia y esperar la adopción de medidas que aseguren la recuperación del atún rojo en el Mediterráneo, pero las aprobadas hoy son de alto riesgo, dada la calamitosa situación en que se encuentra la especie y todos los huecos de información y desconocimiento en el actual análisis y recogida de datos”, comentó el Dr. Tudela de WWF.

ICCAT ha sido incapaz, en los últimos años, de llevar a cabo la recuperación y una gestión sostenible de la pesquería de atún rojo en el mar Mediterráneo

WWF, observador de las negociaciones durante la reunión de ICCAT, ha pedido a los gobiernos que pongan fin a la locura e impunidad de la pesca ilegal y ha urgido al organismo intergubernamental a aplicar un plan de gestión basado en la ciencia que permitiera recuperarse al atún rojo del Atlántico. WWF estuvo demandando también el establecimiento de Santuarios en las seis zonas de reproducción identificadas en el mar Mediterráneo. No obstante, esta sugerencia fue eliminada por completo de la agenda.

La Unión Europea y Japón, principales países con interés económico en el atún rojo,—así como Noruega, Canadá y Estados Unidos— prometieron, el pasado mes de marzo, al rechazar la prohibición del comercio internacional del atún rojo en la reunión de CITES, medidas de gestión pesquera basadas en la ciencia durante la presente reunión de ICCAT. Japón, en particular, se opuso a la medida en CITES y puso énfasis en que ICCAT era el lugar para gestionar de forma sostenible al atún rojo y que los países mostrarían al mundo que ICCAT es capaz de asegurar la recuperación de las especies.

Los científicos de ICCAT tendrán que evaluar de nuevo la situación del atún rojo en el Atlántico oriental en 2012. Entonces, tendrán que resolver las incertidumbres de los datos sobre sus capturas para dar unas recomendaciones más claras. La calidad de los datos debe mejorar, pero también las metodologías empleadas para analizar los resultados. WWF seguirá trabajando con los científicos para optimizar el proceso durante los dos próximos años.

Fuente: WWF Spain